Comentarios y notas sobre:

Management-Calidad-Estrategia-Gestión-Mejora Continua

jueves, 10 de julio de 2014

Innovación: ¿ángel o demonio?


Innovación: verdades y culpabilidades.

En los últimos tiempos, los empresarios pyme hemos asistido a un bombardeo sistemático y amenazante para la supervivencia de nuestras empresas, sobre un tema muy reiterado: La innovación. O mejor dicho, la falta de ésta.
Hemos escuchado una y otra vez, sobre la necesidad imperiosa de innovar.
Y si falta innovación, estamos condenados a desaparecer.
Si bien coincido en general con la idea, me permito disentir sobre algunos casos particulares.

¿Es la innovación responsable de las crisis económicas?
¿Tiene semejanzas con la globalización?
Hay algunas corrientes de pensamiento que le atribuyen a la innovación una responsabilidad importante en las crisis, sobre todo en la crisis económica europea.
Sostienen que las empresas aplican prácticas innovadoras con el solo fin de ser más eficientes para liberar capital y generar menos empleo.

¿La innovación se está convirtiendo en una mala palabra?


En mi opinión, sostener esta afirmación es adjudicarle a la herramienta el mal uso que pueden hacer las personas con ella.
Y limitar la innovación a la gestión financiera tampoco sería correcto.


Innovación. Tipos.
El alcance de la innovación en la gestión de un negocio va mucho más allá de las características de un producto o servicio.
Se puede innovar también (y es necesario hacerlo) en:
  • Clientes y Mercados
  • Comercialización
  • Marketing y Publicidad
  • Procesos operativos / logísticos / administrativos
  • Proveedores / cadena de valor
  • Integración / descentralización de actividades
  • etc, etc, etc
Renovarse es vivir.
Segun wikipedia, Innovación significa literalmente "renovación". 
Sin embargo, hay que considerar que no todas las industrias tienen el mismo dinamismo renovador.
Hay ejemplos claros:
La industria petrolera: la instalación del primer equipo AIB para extracción de petróleo (el "abuelo" del actual) data de fines del siglo 19.
Cajeros automáticos: 1960 (el primero entró en servicio en 1959).
Telefonía celular: Motorola lanzó su primer modelo hace ya 30 años.
Si bien todos estos ejemplos han tenido modificaciones a lo largo del tiempo, no han aparecido nuevos productos disruptivos.
En lo que respecta a las geografías, parece que, en este tema, estamos en el "vagón de cola":  De acuerdo al último informe del Banco Mundial sobre emprendimientos en la región, los países de Latinoamérica tienen "poca" innovación empresarial, respecto a otros países del planeta.

¿Se puede innovar sin dinero?
Si, claramente.
Lo importante es focalizarse en la mejora continua, tener ideas, y analizar las mejores alternativas para su desarrollo e implementación.
Hace un tiempo, participé en una reunión organizada por el Ipace (instituto Profesional Argentino para la Calidad y la Excelencia), donde, al finalizar el encuentro, se realizaba una breve encuesta entre los más de 60 participantes que representaban unas 35 empresas.
Me sorprendieron algunos resultados de la citada encuesta:

  • el 50% pensaba que la innovación no necesariamente requiere dinero.
  • casi un 40% sostenía que un su empresa no existían iniciativas de innovación.
  • el 55%  de estos últimos atribuía esa situación a un problema de claridad e iniciativa por parte del liderazgo de la empresa, más que a una restricción de recursos económicos.

Por lo cual, estimado empresario, promover la participación de las personas parecería aportar ideas interesantes.
Ya se sabe: nadie conoce mejor los problemas y oportunidades de una empresa que quien trabaja diariamente en ella.

¡Copiar no es malo!

En los últimos tiempos se ha reforzado a nivel mundial el concepto de "Copycat Innovation" (imitación creativa), que consiste en "innovar", modificando las características de algo que ya existe, y mejorar su aplicación, para los mismos usos o para otros fines.
En el film "Father of invention", con Kevin Spacey, aparece claramente desarrollado este concepto, que identifican con el término "fabricator".
Por lo que tomar un producto (o un sistema) ya existente, y mejorarlo, es también una forma de innovación.

Como ven, el tema da mucha tela para cortar. 
Espero que estas ideas hayan sido una invitación a repensar los procesos y actividades de su empresa, y animarse, al menos gradualmente, a cambiar algunas de las bases establecidas.

Un cordial saludo.

2 comentarios:

  1. Coincido absolutamente. En lo que a mi me ocupa, Marketing y Publicidad, las PYME's continúan haciendo lo que la generación fundadora hacía. Siempre lo mismo y descreyendo de todas las innovaciones que hoy existen para hacer eficiente una inversión en Marketing y Comunicación. Se siguen trabajando estas disciplina con el parámetro: " a mi y a mi mujer le gusta". De esta forma se "gasta" el dinero y no se invierte. Se debe crear en la innovación que representan los nuevos canales de comunicación y, sobre todo, los sistemas de control de los mismos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Roberto por tu aporte.
      Coincido. La gestión del cambio no es fácil para la 2da generación. Deben despegarse de prácticas en las que fueron modelados. Una posibilidad de convencerlos es vincular los proyectos a resultados.
      Un abrazo,

      Eliminar